Loading...

SE COMPRA UN PIJAMA, PERO CUANDO LLEGA A CASA Y SE FIJA EN EL ESTAMPADO ENTIENDE POR QUÉ ERA TAN BARATO

¿Cuántas veces nos hemos comprado algo, y al probárnoslo en casa hemos descubierto que no nos quedaba igual que en la tienda?

O peor aún, ¿cuántas veces hemos comprado algo por Internet y cuando nos ha llegado no nos ha quedado como al modelo de la tienda online?

En muchas ocasiones, por las prisas de no mirar bien la prenda, quizás por coger rápidamente un saldo antes de que nos lo quiten, nos hemos llevado una —desagradable— sorpresa cuando por fin nos lo hemos probado en casa

Quizás al mirarnos en el espejo de nuestra habitación es cuando nos llevamos el bofetón de realidad que necesitábamos. Pero lo que le ha pasado a Shannon Brown, una joven británica de 25 años, es otro nivel…

Shannon salió de compras con su madre y adquirió un pijama de la firma Ann Summers, que le llamó la atención por su diseño vintage.

Loading...
Close